Blog Página 2

Consecuencias a nivel psicológico del Parkinson

0
manos temblorosas

Hoy, 11 de abril, se celebra el Día Mundial del Parkinson. El Parkinson es una enfermedad neuronal crónica y degenerativa para la que aún no se ha encontrado cura. Se produce por la muerte o degeneración de las neuronas específicas cerebrales de los ganglios basales (sustancia negra y otros núcleos mesencefálicos) provocando un déficit de dopamina, encargada de la regulación del movimiento, los reflejos y el equilibrio. Padecer esta enfermedad no significa demencia o que vaya a derivar en la muerte, aunque sí merma la calidad de vida de quien la sufre.

La sintomatología de esta enfermedad radica en los trastornos motores como la rigidez, los temblores (más notables en estado de reposo), la bradicinesia (lentitud del movimiento), etc.

¿En qué consiste el Síndrome de las Piernas Inquietas?

0
piernas sofá

El síndrome de las piernas inquietas (SPI) es un trastorno neurológico que se caracteriza por sensaciones desagradables principalmente en las piernas. La persona siente un impulso incontrolable por moverse cuando está tumbado o sentado, por lo que tiene la necesidad de andar/moverse para aliviar estas sensaciones. Algunos pacientes han llegado a describir la experiencia como el padecimiento de convulsiones, sentimientos de dolor, pinchazos, quemazón, hormigueo, etc. que les impiden descansar.

Aunque no es una enfermedad que provoque la muerte como tal, disminuye bastante la calidad de vida de la persona que lo padece y de quienes la rodean. Es probable que este síndrome curse con ansiedad y/o depresión, especialmente si no se encuentra el apoyo adecuado.

El Síndrome del Savant: Personas con habilidades especiales

0
Neuronas

El Síndrome del Sabio o del Savant recoge síntomas cognitivos especiales que muy pocas personas experimentan. Se estima que lo padece 1 de cada 2000 personas con déficits cognitivos, siendo más frecuente en hombres que en mujeres (6:1). El psiquiatra Darold Treffert ha dedicado sus años de investigación a los Trastornos del Espectro Autista (TEA) y al Síndrome del Savant, definiendo este último como un estado patológico según el cual algunas personas con trastornos mentales y pese a poseer discapacidades físicas, mentales o motrices, poseen una extraordinaria habilidad o habilidades mentales específicas. Es decir, una persona con una alteración mental puede mostrar una capacidad o habilidad muy superior a lo que se consideraría normal.

Aunque Darold Treffert es el principal investigador en este área, este síndrome fue descrito por primera vez en 1789 por Benjamín Rush, quien describió el caso de Thomas Fuller, un paciente que podía calcular la edad de las personas en segundos. Fue J. Langdon Down quien detalló específicamente este síndrome en 1887 utilizando el término ‘idiot savants’ para los casos que documentó de personas con facultades especiales. Este término ya no se utiliza debido a que resulta ofensivo.

Autolesiones. ¿Adicción al dolor?

0
autolesiones

Las autolesiones, automutilaciones o autoagresiones, consisten en la realización de heridas sobre el propio cuerpo, sin intenciones de cometer un suicidio. Se trata de un daño físico que puede repetirse en el tiempo e incluso convertirse en una compulsión. La mayoría de las autolesiones se producen mediante cortes en la piel, aunque también pueden realizarse arañazos, mordiscos, arrancarse el pelo o darse golpes.

Aunque es una conducta que puede darse a lo largo de toda la vida, es en la etapa de la adolescencia donde se han documentado más casos.

¿Obesofobia?

0
Burguer

La obesofobia o pocrescofobia se define como el miedo o el desagrado exagerado a engordar o hacia la gordura de otros. Es un miedo presente, especialmente, en sociedades occidentales.

Es un temor que pueden desarrollar tanto hombres como mujeres, aunque las mujeres son quienes poseen actitudes más negativas hacia la imagen corporal. Este temor a aumentar de peso o a tener obesidad puede fomentar la realización de conductas de riesgo alimentarias. La persona puede tender a compensar de alguna forma lo que ingiere, ya sea con ejercicio físico o vómitos autoinducidos, y/o a restringir la alimentación. Se muestra una alta preocupación por el peso y la figura.

¿Por qué en Navidad comemos de más?

0
Pastel de Navidad

En estas fechas tan cercanas a la Navidad, parece que empezamos a concienciarnos de que nos esperan unas “buenas comilonas”. Pero, ¿por qué comemos más en los días señalados de esta festividad que en otros días del año?

En general, en los países desarrollados, la comida ha pasado de ser una necesidad meramente fisiológica a formar parte también de nuestro ámbito social. Comiendo podemos perseguir el fin de agradar a otras personas que nos preparan la comida esperando que la disfrutemos. Además de esto, muchas de nuestras relaciones sociales giran en torno a la comida, ya que quedamos con nuestros amigos para comer por ahí, por ejemplo.