Blog

¿Por qué sufrimos recaídas?

0
Chico fumando en un sofá

Las adicciones consisten en hábitos de conducta difíciles de superar, tanto en el caso de las adicciones con sustancias como sin sustancias, ya que la persona pierde el control sobre su propia conducta. Una parte importante de las adicciones que hay que considerar son las recaídas, ya que es algo que hay que trabajar durante la superación de la adicción.

El modelo de prevención de recaídas de Marlatt, nos indica que podemos encontrar tres tipos de situaciones que se relacionan con la mayoría de las recaídas: los estados emocionales negativos, los conflictos interpersonales y los contextos de presión social. Por ello es importante aprender a manejar este tipo de situaciones, ya que una situación de alto riesgo supone incrementar la posibilidad de volver a realizar la conducta adictiva, facilitando así una recaída.

Ventajas de la ciberterapia

0
Ciberterapia

Para empezar, lo lógico sería responder a la siguiente pregunta: ¿Qué es la ciberterapia?

La ciberterapia podría definirse como la aplicación de una psicoterapia en la cual la interacción paciente-terapeuta se realiza a través de herramientas tecnológicas que permiten la comunicación y la información.

Las tecnologías facilitan el contacto entre las personas gracias a los teléfonos, tablets y ordenadores, ya que poseen aplicaciones que nos permite comunicarnos sin importar la distancia ni el momento.

El uso de la tecnología en psicología podría beneficiar a personas con algún tipo de discapacidad, personas mayores, quienes residan en el ámbito rural, personas con limitaciones de tiempo y/o desplazamiento, personas que continúan con el estigma de la atención psicológica e incluso personas que se sienten más tranquilas y seguras mediante la tele-atención en lugar de la terapia tradicional.

¿Qué es la agenesia del cuerpo calloso?

0
Símil de la agenesia

La agenesia del cuerpo calloso (ACC) es un defecto en el cuerpo calloso, es decir, la estructura que conecta los dos hemisferios cerebrales, debido a una alteración durante el desarrollo embrionario por la cual éste está parcial o completamente ausente.

La ACC puede darse de manera aislada o junto a otras anomalías cerebrales como la malformación de Arnold-Chiari, el Síndrome de Dandy-Walker, el Síndrome de Andermann, la esquizencefalia y la holoprosencefalia. En el caso de las niñas se puede desarrollar el Síndrome de Aicardi que provoca retraso mental grave, convulsiones, anomalías en las vértebras y lesiones de la retina. La ACC también puede estar relacionada con malformaciones en otras partes del cuerpo, como defectos de la línea media facial.

¿Es posible el crecimiento postraumático?

0
Crecimiento personal

A pesar de lo que se pueda pensar, no todas las personas que sufren un acontecimiento traumático sufren un Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT) u otra patología de carácter mental. Hay personas que experimentan un crecimiento postraumático (CPT), que hace referencia a los cambios personales positivos que algunas personas experimentan tras pasar por una experiencia potencialmente traumática.

El modelo de Tedeschi & Calhoun (1996) establece que estos cambios afectan a cinco áreas:

Consecuencias a nivel psicológico del Parkinson

0
manos temblorosas

Hoy, 11 de abril, se celebra el Día Mundial del Parkinson. El Parkinson es una enfermedad neuronal crónica y degenerativa para la que aún no se ha encontrado cura. Se produce por la muerte o degeneración de las neuronas específicas cerebrales de los ganglios basales (sustancia negra y otros núcleos mesencefálicos) provocando un déficit de dopamina, encargada de la regulación del movimiento, los reflejos y el equilibrio. Padecer esta enfermedad no significa demencia o que vaya a derivar en la muerte, aunque sí merma la calidad de vida de quien la sufre.

La sintomatología de esta enfermedad radica en los trastornos motores como la rigidez, los temblores (más notables en estado de reposo), la bradicinesia (lentitud del movimiento), etc.

¿En qué consiste el Síndrome de las Piernas Inquietas?

0
piernas sofá

El síndrome de las piernas inquietas (SPI) es un trastorno neurológico que se caracteriza por sensaciones desagradables principalmente en las piernas. La persona siente un impulso incontrolable por moverse cuando está tumbado o sentado, por lo que tiene la necesidad de andar/moverse para aliviar estas sensaciones. Algunos pacientes han llegado a describir la experiencia como el padecimiento de convulsiones, sentimientos de dolor, pinchazos, quemazón, hormigueo, etc. que les impiden descansar.

Aunque no es una enfermedad que provoque la muerte como tal, disminuye bastante la calidad de vida de la persona que lo padece y de quienes la rodean. Es probable que este síndrome curse con ansiedad y/o depresión, especialmente si no se encuentra el apoyo adecuado.