¿Obesidad digital?

Las nuevas tecnologías hacen que aparezcan nuevos patrones de comportamiento que pueden llegar a ser problemáticos, como la obesidad digital.

0
840
¿Obesidad digital?

Tras el revuelo que se ha formado tras el lanzamiento del videojuego Pokémon Go, se hace aún más visible la necesidad que, cada vez más, van teniendo las personas de estar conectadas a la red. Esta “necesidad” se ve incrementada por videojuegos como el anteriormente mencionado, entre otros, y por toda la tecnología que nos rodea. Cada vez tenemos más dispositivos inteligentes, desde televisiones hasta pulseras que nos hacen estar conectados constantemente.

Un uso excesivo de esta tecnología no significa que tengamos un problema, el problema es que dicho uso se convierta en un hábito que pueda llegar a interferir en nuestra vida personal. Esto se puede observar en personas que tienen la compulsión de comprobar su aplicación de mensajería con mucha frecuencia, entrar en Facebook cada poco tiempo, aunque en ese momento esté con amigos, en el trabajo, etc.

Este comportamiento podría definirse como ‘obesidad digital’, término propuesto por Daniel Sieberg, director de relaciones institucionales de Google, definiéndolo como la conectividad compulsiva a la red y a sus servicios en todo momento. En este caso, el concepto obesidad, más que referirse a un aspecto físico y de la salud, hace referencia a consumir en exceso una determinada cosa, la conexión a Internet. Esto puede derivar en una obsesión constante, lo cual puede interferir, como sugería antes, en nuestra vida personal, ya que puede provocar alteraciones en el sueño o crear conflictos en el área familiar, laboral y social.

¿Obesidad digital?
FreeImages.com/Mocho1

Daniel Sieberg publicó un libro para hacer frente a esta obesidad digital, “The Digital Diet”, en el cual se describe una “dieta digital” para poder vencer esta adicción tecnológica. Esta dieta depende del grado de “obesidad” que se tenga.

Algunas recomendaciones:
  • Desactiva las notificaciones de tu smartphone de aquellas aplicaciones que no sean relevantes (videojuegos, redes sociales, etc.).
  • Si estás con personas importantes para ti o realizando alguna actividad importante, como estudiar o trabajar, silencia el móvil, incluso aléjalo de ti para evitar distracciones.
  • Si trabajas con ordenadores, algo muy habitual hoy en día, procura mantener cerradas tus redes sociales para evitar la interferencia en tu jornada laboral.
  • Decide dedicarle un tiempo determinado a revisar tus redes sociales, e-mail, videojuegos, etc. y procura no excederte del mismo.
  • Realiza otras actividades que no precisen estar conectado a la red y que despierten tu interés, como hacer ejercicio, lo importante es que desconectes.

Si siguiendo estas recomendaciones no logras “desengancharte” o no tienes la suficiente fuerza de voluntad para hacerlo por ti mismo/a, no dudes en contactar conmigo en mi consulta on-line.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.