Autolesiones. ¿Adicción al dolor?

Las autolesiones pueden provocar bienestar en la persona tras realizarlas. ¿Puede, por tanto, generar una adicción?

0
2659
autolesiones

Las autolesiones, automutilaciones o autoagresiones, consisten en la realización de heridas sobre el propio cuerpo, sin intenciones de cometer un suicidio. Se trata de un daño físico que puede repetirse en el tiempo e incluso convertirse en una compulsión. La mayoría de las autolesiones se producen mediante cortes en la piel, aunque también pueden realizarse arañazos, mordiscos, arrancarse el pelo o darse golpes.

Aunque es una conducta que puede darse a lo largo de toda la vida, es en la etapa de la adolescencia donde se han documentado más casos.

¿Quién puede realizarse autolesiones?

En algunos casos, las personas que se autolesionan lo hacen como consecuencia del padecimiento de alguna enfermedad o trastorno como el trastorno obsesivo compulsivo, el autismo, trastornos alimentarios, trastornos de ansiedad, trastorno límite de la personalidad, etc.

También se han documentado casos de autolesiones en personas que han sufrido abusos o pasan por un trastorno de estrés postraumático.

Asimismo, no es necesario pasar por situaciones como las anteriores para provocarse autolesiones, sino que también puede darse en individuos que experimentan emociones fuertes que no saben gestionar o sufren depresión.

¿Por qué las autolesiones?
  • A algunas personas les pueden servir como método para aliviar su estado de ánimo, su ansiedad y sus conflictos. Son una forma de desahogar la tensión emocional padecida sintiéndose mejor tras realizarlo.
  • La persona puede no tener otras estrategias de afrontamiento ante las situaciones y recurrir a la automutilación para evitar pensar o digerir el dolor emocional centrándose en el dolor físico.
  • Pueden suponer una forma de autocastigo que la persona piensa que puede merecer, de forma que disminuya el sentimiento de culpa u odio hacia uno mismo.
  • A veces, tras ciertos acontecimientos que son vividos por la persona como muy fuertes o dolorosos, se puede percibir como si se dejaran de sentir sensaciones, como si se estuviera anestesiada, lo que puede llevar a dicha persona a realizarse alguna autolesión como forma de sentir algo, aunque sea dolor, pero notar una sensación en el cuerpo, un indicio de que “se sigue vivo”.
  • En algunos casos, el sujeto necesita tener control sobre ciertas situaciones y, como no puede lograrlo, recurre a la automutilación, ya que este tipo de conductas sí puede controlarlas. Este punto sería similar a lo que podemos encontrar en casos de anorexia nerviosa, en los que la persona controla lo que come porque siente que no tiene control sobre otras áreas de su vida o situaciones.hombre sujetando cuchillo
¿Cuáles son sus consecuencias?

Las más obvias son los daños producidos en el propio cuerpo; heridas e incluso infecciones por la herramienta que se use para realizar las lesiones.

Además de esto y aunque en un primer momento las autolesiones se hagan para que el individuo se sienta mejor consigo mismo, posterior a la realización de las heridas la persona puede sentir vergüenza e incluso culpabilidad por el acto cometido. De hecho, es frecuente que las automutilaciones se realicen en zonas que no sean fáciles de ver por otras personas, como en los muslos o los antebrazos, pudiéndose disimular con la ropa.

¿Se da adicción en algunos casos?

Según Scilletta (2012), los cortes liberan endorfinas que acaban generando una adicción. Estas sustancias son opiáceos naturales que provocan una sensación de calma, bienestar y alivian el dolor. Como consecuencia, habría personas que se harían adictas a sus propias endorfinas, lo que mantendría la conducta de seguir produciéndose cortes. De hecho, podrían llegar a sufrir una especie de síndrome de abstinencia si no se cortan durante un tiempo.

Se ha llegado a documentar que los medicamentos utilizados para tratar a adictos a la heroína son eficaces con quienes se autolesionan, pero sólo en quienes refieren tener una sensación similar a la producida tras tomar drogas después de cortarse. Asimismo, esta conducta puede asociarse al lugar en el que se realiza o a ciertas situaciones/circunstancias, al igual que sucede en la adicción a sustancias, por lo que, si se encuentra en dicha situación, la persona sentirá el impulso de autolesionarse.

También el hecho de que al lesionarse disminuya el malestar emocional, puede llegar a compensar el dolor físico, haciendo que esta conducta se convierta en un círculo vicioso.

Al igual que en otro tipo de adicciones, la persona que se autolesiona puede desarrollar tolerancia a las mutilaciones realizadas. Esto significa que deberá hacerse heridas más profundas para sentir lo mismo que sentía al principio, lo cual puede perjudicar seriamente la salud de la persona.

¿Qué podemos hacer si nos autolesionamos?

Es fundamental buscar la ayuda de un/a psicólogo/a para aprender a manejar situaciones conflictivas y aprender a canalizar y expresar las emociones y sentimientos. Asimismo, podrá aprender técnicas para relajarse o realizar meditación.

También es importante que la persona procure realizar ejercicio físico y/o realizar actividades creativas como otra forma de expresar sus emociones. De esta forma podrá evitar recurrir a las autolesiones cuando piense que lo necesita.

El apoyo de familia y amigos facilita el proceso de recuperación de la persona.

Por ello es importante que aquella persona que se autolesione pida ayuda para encontrar otras formas de liberar sus emociones y evite dañar su propio cuerpo de esta forma.piedras de colores

Referencias

Autolesión: Definición, causas, factores de riesgo, síntomas, diagnóstico, tratamiento y prevención. (2011). Recuperado el 7 de febrero de 2017, de: http://www.autolesion.com/2011/11/16/autolesion-definicion-causas-factores-de-riesgo-sintomas-diagnostico-tratamiento-y-prevencion/

Autolesiones. Recuperado el 6 de febrero de 2017, de: https://www.trastornolimite.com/tlp/autolesiones

Scilletta, D. (2012). Aplicación de un método de investigación sistemática al discurso de pacientes que se autoinfligen cortes en piel. Contraste entre los diferentes resultados obtenidos. Aproximación al análisis de datos cualitativos. Aplicación en la práctica investigativa. Universidad del Aconcagua, Tomo I, capítulo 10.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.