Afrontar la ruptura

Una ruptura sentimental supone un cambio en nuestra experiencia y en nuestras circunstancias. Sin embargo, hay formas para intentar hacer más llevadero este proceso.

0
431
Pareja tras ruptura en un banco

Finalizar una relación sentimental no es fácil, independientemente de que seas tú quien ha decidido cortar o seas la persona dejada. 

Es importante tener en cuenta que una ruptura sentimental es un proceso doloroso, ya que se rompe un vínculo con otra persona. Esto es independiente del tiempo de relación, igual de dolorosa puede ser una ruptura para una pareja que llevara junta 10 años como para una que llevara 2 meses. Un factor que sí que puede influir en este dolor es que sea una ruptura traumática, es decir, el motivo de la ruptura sea totalmente inesperado o sea por una situación vivida como muy desagradable como por ejemplo, contemplar una infidelidad. 

Cuando una relación de pareja acaba, hay que afrontar un proceso de duelo, nos tenemos que despedir de esta persona y de lo que ha significado nuestro vínculo con ella. 

Tendremos que asimilar y aceptar la pérdida de nuestra relación, y permitirnos sentir las emociones que vayan surgiendo: ira, frustración, tristeza, etc. Esto puede llevarnos más o menos tiempo, cada persona tiene un ritmo para elaborar su duelo. 

Las cinco fases del duelo

El duelo es el proceso que nos permite aceptar y adaptarnos a una pérdida. Al igual que en otros procesos en los que hay que afrontar el duelo, ante una ruptura es habitual pasar por una o varias fases del proceso. Estas son:

  1. Negación. Pensar que esto no te puede estar pasando. Es una fase de incredulidad con la realidad, donde no podrás creer que la relación haya terminado.
  2. Ira. Tras asimilar que la relación ha terminado, en esta fase sentirás ira hacia la otra persona, pensarás “¿cómo ha podido hacerme esto?” Sentirás que es una situación injusta que no mereces. 
  3. Negociación. En esta fase intentas encontrar una solución, incluso un acuerdo con tu ex-pareja para que cambie lo ocurrido.
  4. Depresión. Ahora asumes la ruptura y comprendes que no volverás a estar con tu ex-pareja. Los sentimientos de tristeza serán aún más fuertes que en las fases anteriores, podrás sentirte con desgana, pérdida de apetito, apatía y/o insomnio.
  5. Aceptación. Es la última fase. Aquí ya aceptas que la relación ha terminado. Los sentimientos de tristeza van disminuyendo así como el dolor al hablar de lo ocurrido e incluso al ver fotos o recuerdos de vuestra relación.
Chica superando el duelo tras la ruptura
¿Cómo podemos afrontar la ruptura?
  • Es importante aceptar las emociones y sentimientos que sentimos y expresarlos. Reprimir las emociones puede llevarnos a empeorar nuestra situación. El duelo dependerá de cada persona tanto en fases como en tiempo, pero es importante abordarlo.
  • No busques inmediatamente otra relación. La expresión “un clavo saca otro clavo” no es aplicable. Introducirse en una nueva relación sin superar la anterior puede traer más complicaciones que beneficios. 
  • La ruptura puede ayudarnos a conocernos mejor a nosotros/as mismos/as. Podemos aprender a gestionar nuevas emociones. 
  • Pasaremos más tiempo en soledad y podremos descubrir qué cosas nos gustan más y hacerlas para sentirnos mejor.
  • Aunque te apetezca estar en soledad, sobre todo justo después de la ruptura, hay que continuar con nuestra vida social. Sigue quedando con tus amigos/as, compañeros/as de estudio o trabajo, con tu familia, etc. Aunque no tengas ganas, intenta obligarte a salir. Esto te ayudará a superar la ruptura.
  • Continúa con tus rutinas. Aunque no tengas ganas de seguir haciendo algunas actividades como ir al gimnasio, ir a comprar, etc., no debes dejar de hacerlas. Tu vida no se paraliza por una ruptura. Puedes incluso realizar actividades que antes no podías por falta de tiempo.
  • Quédate con lo que has aprendido tanto de la relación como de la ruptura. Todas las experiencias son valiosas.
  • Evita seguirle en redes sociales. Las redes sociales nos permiten controlar, en cierto sentido, a algunas personas. Es mejor evitar estas interacciones ya que pueden provocarnos más daño y evitar que avancemos en nuestra superación de la ruptura.
  • Si a pesar de haber pasado tiempo desde la ruptura, sigues anclado/a en ella y no crees que puedas superarlo, no dudes en pedir ayuda profesional
«Un hombre que no ha pasado a través del infierno de sus pasiones, no las ha superado nunca». – Carl Gustav Jung (1875-1961), psiquiatra, psicólogo y ensayista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.