Compulsiones sexuales: el “Síndrome de Don Juan”, y el de Autodestrucción

Existen distintos tipos de compulsiones sexuales, y algunas no son tan conocidas como otras, como es el caso de las dos que se mencionan en esta entrada.

2
1933
Chico atractivo en la cama

Ambos síndromes implican compulsiones sexuales teniendo como base la promiscuidad con múltiples personas relativamente desconocidas.

El “Síndrome de Don Juan” se corresponde con una compulsión consistente en conquistar nuevas personas sexualmente. Se da tanto en personas con pareja como en solteras, aunque lo normal es que esta conducta influya en la pareja y acabe por destrozar su estabilidad. La base de este síndrome se puede encontrar en el narcisismo de la persona y una insaciable necesidad de la admiración de los demás y la afirmación de uno mismo al verse reflejado en los ojos de otra persona. La persona narcisista tiende a ser insegura, por lo que no le interesan las relaciones comprometedoras porque teme que a la larga su pareja descubra sus defectos. Esto no significa que todas las personas narcisistas tengan este síndrome; pero de igual forma, para enfrentarnos a este síndrome habría que trabajar dicho narcisismo.

El otro síndrome mencionado, el Síndrome de la Autodestrucción, incluye dos características personales concretas: la dependencia y el masoquismo. En este caso, la motivación de la persona no es ser afirmada, como en el anterior, sino el ser explotada e incluso dañada.

Este síndrome pretende la autodestrucción y la persona que lo padece se expone a situaciones precarias con personas anónimas. No suele utilizar protección para prevenir el contagio de enfermedades venéreas, por lo que tarde o temprano sufre consecuenciasMujer seductora perjudiciales para sí. Puede llegar a entenderse como una forma de cometer un suicidio. Si la persona se da cuenta de su odio hacia sí misma relativamente pronto, podrá evitar una enfermedad grave. Sin embargo, son muchas las personas que no lo ven y mueren como consecuencia de este comportamiento compulsivo. El tratamiento de este síndrome autodestructivo es muy difícil porque la persona tiene que darse cuenta del peligro
que supone y de su auto-rechazo. Se necesitarían largas terapias, e incluso tratamiento psiquiátrico, y en situaciones extremas, hospitalizar al/la paciente.

Compartir
Artículo anteriorEl narcisismo
Artículo siguienteLa historia de Francisco Feria
Me llamo María Villegas y soy licenciada en Psicología por la Universidad de Sevilla, colegiada M-32450. Tengo el Máster en Psicología General Sanitaria y un Experto en Sexualidad. Ejerzo como psicóloga on-line, y estoy en continua formación. Soy una enamorada de mi profesión, en cada una de sus áreas y facetas, y de otras tantas cosas de la vida. Si tienes alguna duda o preocupación, no dudes en contactar conmigo.

2 Comentarios

  1. ¿Qué hacer cuando descubres que alguien de tu entorno pueda estar sufriendo este síntoma? ¿Cómo abordar el tema de la ayuda profesional? Sobre todo en aquellos casos de destrucción física y psicológica…

    • Hola Marta, es un síndrome muy complicado porque normalmente la persona no reconoce el daño que se está haciendo o se puede llegar a hacer. Para poder ayudarle tiene que darse cuenta de lo que está haciendo y de sus consecuencias para recurrir a un profesional que trate estas conductas.
      Lo ideal, es que las personas del entorno, intenten hacerle ver lo que hace. Por supuesto, esto no es fácil, y lo negará. Pero hay que seguir insistiendo porque la terapia funciona, en la mayoría de los casos, cuando la persona reconoce su problema y quiere superarlo.
      Si las personas de su entorno, por más que le dicen y le intentan mostrar las consecuencias, contemplan que la persona continúa poniéndose en peligro, tienen que recurrir directamente y sin consultarle a la ayuda profesional para evitar que llegue al extremo de poder perder la vida.

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.