Inicio Blog Página 12

La Joya

0
Joya

Os traigo un cuento para pensar de Jorge Bucay:

  • «Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que soy torpe y tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?

El maestro, sin mirarlo, le dijo:

La rana insistente

0
La rana insistente

«Un grupo de ranas viajaba por el bosque y, de repente, dos de ellas cayeron en un hoyo profundo. El resto de ranas, se reunieron alrededor del hoyo. Cuando vieron lo hondo que era el hoyo, les dijeron a las dos ranas que estaban en el fondo ‘no os molestéis en hacer esfuerzos por salir, es imposible salir de aquí’, ya que a efectos prácticos, debido a la profundidad del hoyo, debían darse por muertas, ya que no saldrían.

Las dos ranas no hicieron caso a los comentarios de sus amigas y siguieron tratando de saltar fuera del hoyo con todas sus fuerzas. Las otras seguían insistiendo en que sus esfuerzos eran inútiles, ‘no insistáis, es imposible salir’.

Cuento para pensar

0
Elefante encadenado

«Érase una vez, un niño que fue con su padre al circo. Feliz y boquiabierto ante cada nuevo número que aparecía abajo en la pista, reparó en un inmenso elefante que, con una fuerza descomunal, movía grandes troncos de madera, jaulas con tigres dentro y todo lo que le pusieran por delante de un lado a otro de la pista con la misma facilidad que el niño podía mover una aceituna de un lado al otro de su plato.

Al terminar la función y salir del circo, el niño observó con sorpresa que, después de realizar su número, el elefante era atado a un pequeño tronco de madera clavado en el suelo con un grillete en su tobillo. Como no lo entendía, el niño le preguntó a su padre:

Las fases de adaptación al cuidado

0
Las fases de adaptación al cuidado

La persona cuidadora hasta conseguir adaptarse a este nuevo rol, puede pasar por distintas fases. Estas fases serían las siguientes:

1. Negación o falta de conciencia del problema

Se utiliza la negación del hecho como un mecanismo para controlar los miedos y ansiedades que genera. La persona se niega a ver las evidencias que demuestran que su familiar o allegado padece una enfermedad.

Las «otras» necesidades de las personas mayores

0
Las-otras-necesidades-de-las-personas-mayores

Cuando pensamos en las necesidades de los/as ancianos/as, lo primero que se nos viene a la cabeza suele ser ayudarle a vestirse, comer, tomar los medicamentos, etc.

Aunque estas son necesidades que pueden tener algunos/as, y en menor o mayor medida, en este artículo me quiero centrar en otro tipo de necesidades que no suelen tenerse tan en cuenta. Se ha comentado en distintos artículos la importancia que tienen las relaciones sociales para las personas mayores.

La historia de Francisco Feria

0

Hay días, en algunas personas más que en otras, en los que te encuentras deprimida, sin ganas de nada, piensas que todo lo malo te pasa a ti, que no hay quien tenga peor suerte que tú…

Es cierto, que podemos permitirnos algún día así, no todo es color de rosas, pero también es cierto que cuando solemos tener un día malo, tendemos a exagerarlo demasiado. Cuando es un día, nos lo podemos «permitir» como acabo de decir, pero si ya pasan más días, hay que replantearse qué está fallando en nuestra cabeza porque no todo puede ser malo, y hay que sacar lo positivo de cada día y de nuestra vida.